Bañera con hidropulsor: también forma parte de la terapia de inmersión. A diferencia de la bañera con hidromasaje, ésta tiene un solo chorro móvil que es conducido por el terapeuta en los distintos sectores del cuerpo que están sumergidos, con un sentido y una presión determinada para lograr los efectos deseados sobre músculos, articulaciones, sistema vascular periférico, piel, sistema nervioso. El usuario puede variar la posición y realizar ejercicios dentro de la bañera.